Economia.WS - Economía Web Site

Refundición de cuentas contables

Al cierre de cada ejercicio contable se realizan una serie de operaciones llamadas “Refundición de cuentas contables” que tienen como objetivo de saldar las cuentas (es decir dejarlas con saldo igual a cero) para el comienzo del próximo ejercicio.

Esto se hace principalmente para las cuentas de resultados pero también suele hacerse para las cuentas de patrimonio.

Refundición de cuentas de resultados

La refundición de cuentas de resultados consiste en saldar las cuentas de resultados (positivos y negativos) de tal forma que queden con saldo cero al finalizar el ejercicio económico.

Esto se hace ingresando un asiento en el libro diario que contenga una línea para cada cuenta de pérdidas o de ganancias con igual valor al saldo correspondiente a esa cuenta pero en la columna opuesta a su saldo ya que estamos restándolo para saldarla (si el saldo es deudor tal como ocurre en las cuentas de pérdidas se acredita un valor igual y si el saldo es acreedor tal como ocurre en las cuentas de ganancias se debita un valor igual).

Para compensar lo anterior también se escribe una línea ingresando el resultado a una nueva cuenta que tiene el nombre de o “Resultado del Ejercicio” y que de alguna manera traslada el resultado económico al patrimonio neto.

Lo anterior puede hacerse en dos asientos diferentes, uno para las cuentas de resultados positivos y otro para las cuentas de resultados negativos y en los dos casos contra la cuenta “Resultado del Ejercicio”.

También podríamos encontrar cuentas intermedias de resultados que resuman las pérdidas y ganancias antes de trasladarlas al patrimonio neto (por ejemplo “Resultado de Ventas” que podría resumir a ventas y a CMV).

Existen también cuentas dentro del patrimonio neto que contabilizan utilidades de ejercicios anteriores o ganancias a distribuir, etc. Todo depende de la legislación y del plan contable que utilicemos ya que el mismo nos indicará las formalidades y los procedimientos a utilizar.

Ejemplo de refundición de cuentas de resultados

Suponiendo que al final del ejercicio se tienen los siguientes saldos en las cuentas de resultados

  • Ventas por $ 10.000
  • Intereses ganados por $ 500
  • Comisiones ganadas por $ 1000
  • CMV por $ 5000
  • Gastos generales por $ 200
  • Impuestos por $ 1000

Con la refundición de cuentas de resultados, conseguimos que al inicio del próximo ejercicio esas cuentas (tales como ventas, CMV, etc.) tengan saldo cero y todo el resultado del ejercicio quede asentado en una cuenta para tal fin formando parte del patrimonio neto. Esto se puede hacer a través de dos asientos en el libro diario tal como se muestra más abajo. Obviamente, estos asientos también se mayorizan.


Refundición de cuentas contables

Refundición de cuentas patrimoniales

Tal como se hace para las cuentas de resultados, las cuentas patrimoniales (como lo son caja, banco, clientes, etc.) también se saldan. Pero en este caso al comenzar el próximo ejercicio se vuelven a abrir con el mismo valor que tenían al cierre. Es decir que en el caso de las cuentas patrimoniales se trata más de una formalidad que de una operación que modifica el patrimonio o que traslada valores entre cuentas. Esto también se conoce como cierre de cuentas patrimoniales.

Nuevamente el proceso consiste en debitar todas las cuentas con saldo acreedor y acreditar todas las cuentas con saldo deudor. Al hacer esto (y debido a que los activos son iguales a los pasivos mas el patrimonio neto) los asientos en el libro diario quedarán equilibrados nuevamente (la suma del debe igual a la suma del haber).

Al iniciar el nuevo ejercicio (apertura del ejercicio) se hace un asiento de apertura en donde se vuelven a pasar los débitos a los créditos y viceversa.


Volver al menú
Seguir a fórmulas de intereses
© 2007 - 2017 Economia.WS - diseño y contenido registrados. Prohibida su reproducción.